lunes, 22 de enero de 2007

Vacaciones, cuatro lugares para recordar


La primera vez que me dejaron salir fuera de Santiago con una amiga fue como a los 13 años. Mis viejos eran bastante conservadores y sólo aceptaron la invitación porque las familias eran amigas desde que yo tenía 6 años. Recuerdo la emoción de 'sentirme grande', más aun cuando no íbamos a la casa de mi amiga sino al HOTEL de su familia. El Hotel Negri, en los 70, era una institución pero a nosotros no nos motivaba por eso sino porque en verano se reunía toda la familia, primos de todas las edades incluídas. Tengo miles de anécdotas de esa época. La Manina, mi partner hasta el día de hoy, y yo éramos las más chicas y yo siempre estaba en medio de los grandes (el mayor tenía 21 y yo lo amaba con locura...después amé a su hermano y luego a su primo...y a su otro primo, fue cuestión de años). En varios veranos, Constitución nos ofreció entretención, agua congelada en el mar (¡devuélvanme los huesos a la salida, por favor!), varios machos recios a quien mirar, paseos en bote y el olor espantoso de la Celco. También nos acercó a los artistas viviendo un par de noches maulinas, que eran como noches venecianas donde todos iban en bote a ver la presentación de los cantantes 'famosos' de Santiago. Por las tardes, nos subíamos (14 almas) a un bote y nos colgábamos de las ventanas de la casa de Juan Carlos Duque para mirar las gaviotas ganadas en el Festival de Viña. En Constitución tomamos los primeros pisco sours y salimos del club- acompañadas del papá de la Manina) 'mareadas y alegres'.


En Consti aprendí lo que era el 'marketing'... había un vendedor de cuchuflís que gritaba "hay maníii (bien suspirado, haciéndose el gay), "hay maní tostaaaah, hay maaní...hay maní confitaahhh"...si alguien lo llamaba gritaba "¡voy volando, mi negro"... al llegar donde su cliente siempre retomaba la compostura y con voz bien grave preguntaba "¿qué se le ofrece, señor?"


El Hotel, como todo, desapareció un día. La familia lo vendió al ejército y construyeron casas para su gente. No he vuelto a ir.



Santo Domingo fue otro lugar clásico para mis veraneos adolescentes. Nos íbamos a la casa de los Gálmez y vivíamos los romances de verano e invierno en medio de un viento horroroso que duraba días y que te impedía bajar a la playa. Cuando esto sucedía, nos dedicábamos a recorrer el pueblo. Si teníamos suerte, podíamos entrar a ver cómo tocaban Los Trapos (el tío de mi amiga era el baterista...o sea wouw!). Jamás olvidaré el año en que...¡me dio peste cristal! y el grupo en pleno tuvo que volver a Santiago.


Pichidangui vino después, cuando estaba como en tercero medio. Mi mejor amiga de esa época tenía una casona que pertenecía al colegio de sus padres y una buena disposición para invitar a su 'comadre' por todo el mes. Fueron mis mejores veranos. Fiestas de disfraces, carretes en el Yatching, caminatas eternas por la playa junto al amor de turno y la sensación de que podía hacer todo cuanto quisiera. Ahí conocí a Jaime, un tipo que me traía de cabeza. Era un encanto, caballero, regio e inteligente. No pensaba pololear hasta terminar su carrera. Entonces lo esperé, pero no lo suficiente...cuando ya se cumplía el plazo y él comenzó a rondar...algo extraño se apoderó de mí y elegí a su hermano. Imaginarán el final de la historia. Autoboicot.



Papudo es la primera playa que recuerdo. Debo haber tenido unos cuatro años la primera vez que fui y lo hice al hotel que aparece en la foto. Luego hubo dos o tres veranos más. El 2000 volví al mismo lugar, convertido hace años en un edificio de departamentos, con mis hijos chicos. El año pasado fuimos nuevamente al mismo depto que nos prestó una amiga y pasamos días espectaculares. Papudo sigue siendo un lugar tranquilo, agradable, sin mucha taquilla, donde se puede estar realmente de vacaciones.

En febrero me espera el campo-playa de un amigo entre Serena y Coquimbo.

¿Qué recuerdas de tus vacaciones? (hace tiempo que no lateaba con preguntas así es que no perdono el silencio;=)

28 comentarios:

Eleonaí dijo...

Hola Mary:

Bellos lugares. Excelentes fotos. Recuerdos.

Que tengas felices vacaciones.

:: CLauD!o :: dijo...

Constitución!! .... entre el olor a repollo cocido de CELCO, el mar sucio con los desechos, y las tardes en el río ... pasaron dos años de verano ... uno de ellos marcado por uno de esos amores-imposibles-veraniego de pendejo que me hizo llorar cuando "ella" volvió a Santiago. Habrá que escribir respecto a eso?? ....
.
.
Saludos, y abrazos

Mary Rogers dijo...

Aclaración...la foto de Papudo no es del antiguo hotel, es una construcción en la esquina siguiente, no la miré bien.......

Ipnauj dijo...

Mis recuerdos deben parecerse mucho a algunos de los tuyos. Durante muchos años, pasé mis veranos en Pichidangui. Una prima hermana de mi mamá se fue del país exiliada y dejó su casa de La Puntilla a cargo de mis viejos. En mi memoria están los cerros de conchas de loco, los paseos al Puquén y a la Cueva de la Quintrala, la aventura a nado a la Isla, los lenguados que pescaba en la interminable playa y muchísimo más.

Un gran saludo.

Lady Kayser dijo...

las mejores vacaciones fueron en Pichilemu.. cuando nos escapamos con mi mejor amiga.. (Marcela) los pasanmos bacan aunque nos cagamos de hambre...

erika dijo...

Desde que tengo 6 años veraneo en Isla Negra. Tantos recuerdo, como el terremoto del 85 que nos pilló en a playa justo abajo de la casa de Pablo Neruda. Fue traumático,pero no cambio
el lugar de veraneo.
saludos
erika

mayra! dijo...

Hola!!!

Mmmm recuerdos... maitencillo, con un "árbol" que tenía un nido arriba... volví años después y descubrí que era un arbusto jajajaja lo más trágico era que yo me metí por abajo y trepaba... debo haber sido MUY chica.
el quisco... con ferias artesanales que se llevaron buena parte de mis ahorros, pero ue me encantan... y claro, una tropa de drogos que hacía imposible bajar a la playa después de almuerzo
la serena, con mi familia, en los tiempos que las cosas estaba mejores...
melipilla y los caballos que monto en mis sueños, en los días que necesito correr muy, muy lejos

saludos
me actualicé (estaba weno ya!!!) pero era por lo de la presentación que tenía tod medio botado...

un beso

bye!!!

Clementina dijo...

Coinco! pueblo chico y maravilloso a 20 km de Rancagua, la casa de mis abuelos, con mis primos y carreras a los bsques, idas al río Cachapoal, a las pozas, que no son más que mini lagunas a orillas del río que alguien cercó. Aramdos con flotadores, que eran en realidad camaras de ruedas de camiones, jajajaja, éramos capaces de pasar la tarde entera, hasta que los dedos viejitos, los huesos tiesos y la piel de pollo nos hacían salir corriendo y correr, sí, correr, los 7 km. hasta la casa. Ahí nos esperaba una once con huevos de adeveritas, amariiiiillos de yema, pan amasado y leche, todo bajo un parrón, sobre una mesa redonda gigantesta con troncos que hacían de pisos, hermoso!
Algo de Rapel, mucho Algarrobo, sobre todo en plena universidad y hasta hoy. Mucho viaje en patota por el mes o las dos semanas si era invierno, Huallún, Punta Choros, La Serena, obvio galla!, jajajaja, Pan de azúcar, Brasil, el sur entero, Chiloé, y un largo etc.
Lindos recuerdos, gracias por latear así Mary, no se perdona que no lo haga más seguido, ;)
CLEM

10am dijo...

Justamente los mejores recuerdos, ni tan recuerdos solo hace unos años atras, cuando fui a Papudo. La verdad siempre voy a La ligua y en las tardes ibamos a Papudo, con mis amigos ibamos a lesear al club de yates y a sus roquerios, era genial...

Espero ir este Verano, hasta ahora no hay nada que lo impida.

Saludos, estaré atento a lo que pasa con Radio Galaxia, aunque no sea de la generación me gusto mucho lo ochentero.

Adios.

Héctor Jorquera dijo...

Diremos Maule x río
Y la casa de una tía aguarda
Frente a los muelles
Junto a las pescaderías
Que ostentan su palidez de corvina
En las murallas

Hasta allí avanzan lentos veraneantes
Novios extraviados
Mendigos sin remos para sus sueños
Viejos sin más tarde que esa tarde

Diremos algodón dulce x aroma
Y la mesa se cubre de manjares sencillos
Y el pan se reparte
Como el amor más urgente

Cuando el río se abraza
A la tibieza honda de la isla que lo ama
Nosotros oramos por un nuevo día
Para llenar de arena
nuestros bolsillos. HJ

(yo estaba año a año en "Conti", como le deciamos los talquinos, frente a la hosteria y jugaba al futbol con Duque y su hermano, fui ayudante de botero jajaja, la idea era cruzar gratis, quizas alguna vez coincidimos en la plaza de noche, que vueltas locas esas, abrazos desde el Sur)

Claudio López Iscafre dijo...

Hola Mary, gracias por tu visita!! que bueno poder recordar cada verano y hacerlo publico. La verdad que no conocia ninguno de los puntos que decis pero cada uno tiene los suyos... esos "lugares en el mundo" q cada uno posee. Besos desde Baires

Kein dijo...

Tengo dos que recuerdo con mucho cariño...

Una fue cuando mis papás viajaron a la carretera austral y yo me fui con mis hermanas y una de mis mejores amigas a la playa... qué manera de carretear..!!!

La otra fue mi viaje a Uruguay, como iba a la casa de personas a quienes considero prácticamente mi familia, me regalonearon mucho y lo paseamos todo... Además hubo harto de aventura y eso lo hizo muy especial...

Besotes!!!!

klimt dijo...

Oye Mary
Lindo relato el nos compartes, y que nos sirve para acompañarte, te cuento que con tus letras te he visto en cada playa, en cada rincon, en cada calle, -asi bajando la cabeza por un lado y mirando de reojo al muchacho de turno como dices- y eso es realmente agradable.
Siempre he dicho, que HOY somos mucho de lo que ayer hicimos y tuvimos oportunidad de vivir. Asi que mas que hablar de tus recuerdos, hoy nos has hablado de lo que HOY dia hay en ti, y brindo por ello!!

Hablar aqui, en esta ventana de mis vacaciones, uff, como que no da para mucho... de momento me quedo con tus playas, tus puestas de sol, y tu mano sudada a la de tus amigas, aunque no te puedo negar, que me has hecho recordar, muchas cosas, incluyendo "a la de turno" jajajaja
un abrazo

gonzalo dijo...

para mi, la vacaciones son nsinónimo de olmué, el su, nuestro litoral de la zona centro, desde algarrobo hasta pichidangui.

sólo hace poco conocí Constitución.

carmen fulle dijo...

Constitución, por supuesto ... en mis tiempos no había Celco, el río era limpio y la playa fría pero ni algas tenía.
Llevaba mi motoneta en tren y "mataba" en la plaza con la Marilú y mi amiga Gaby, que tenía casa con bote a la orilla del río.
Pero ... llegaron lo asesinos contaminadores de Celco, se metieron al bolsillo al alcalde de turno, prometiron mucho y cumplieron nada y ahora el pueblo se muere entre el humo azul que arrojan por noches y la contaminación de las playas y el río.ya nadie veranea en Constitución, se quedaron solos los maulinos.
¿Cuándo aprenderemos en Chile que la plata fácil es falsa? Que los únicos que se enriquecen son los que ofrecen por contaminar y los cerebro liso son los que aceptan dinero fácil a cambio de exterminio.
Constitución era un paraíso, lo seguiría siendo si Celco se va, que estupidos somos en Chile, lo digo con verguenza y mucha pena.Jamás hay que venderse, nada lo vale.

tragicomica dijo...

Hola Mary Rogers
ahora no tengo muchos recuerdos, solo q mis mejores vacaciones fueron la primera vez q sali sola con mis amigas, teniamos ganas de romper el mundo y al final, no hicimos nada nuevo.
jajaa
besos

Maktub dijo...

mis veranos de infancia los pasé en Talca...con mis primos...recuerdo también visitas a Vilches y Constitución (odiaba el olor; creo que ahora que lo escribo los siento en mi nariz!)

lok dijo...

De mis vacaciones recuerdo las tardes de excursión por el campo con mis padres y mis dos hermanos, yo sigo recorriendo senderos.

kany dijo...

Vuelvo a Pichidangui.MI LUGAR.
Toy feliz

Morena dijo...

Cuando pequeña ibamos a Huasco III región, como era la nieta mayor me aburria muchisimo, no tengo ningun primo asi como de mi edad y mi hermano que me sigue es 6 años menor, por lo menos ibamos harto a la playa pero igual tengo lindos recuerdos, igual su coqueteo de verano y las ricas comidas de mis tias.

Quiltro dijo...

Como corresponde a un hijo de perros, mis padres me llevaron a vagabundear una y otra vez en viajes que rara vez anclaban mucho tiempo en un lugar. Quizás con ellos aprendí a tomarle el gusto al eterno movimiento. Como resultado de este perruno estilo de vacacionar, lo que más recuerdo de mis veranos no es un lugar en particular, sino ese habitar en familia día a día, armar carpas en lugares imposibles, comer dentro del auto en medio de un temporal, negociar con un pescador para que nos cruzara de una isla a otra. Otro motivo para adorar a mis padres.

Un abrazo para ti, sales linda en la foto.

carolita dijo...

es muy choro acordarse de historias. Mis vacaciones cuando chica siempre fueron en viña, desde diciembre hasta marzo en el depto de mis tatas, con la familia. después, algarrobo. desde que me hice amiga de mi mejor amiga, y hasta hoy, ése es el lugar donde tengo más historias de amores y carretes. actualmente mis vacaciones tienen lugar en las oficinas de el mercurio. es lo que hay.

besos.

Lurdena dijo...

Licanray, cuando tenía seis o siete años, cuando Licanray no era lo que es hoy sino unas cuantas cabañas y caminos de tierra.
Sin duda fueron las mejores vacaciones.

Besos

Lurdena dijo...

Querida mía, de nuevo yo para comunicarte que cambié la dirección del blog, ahora está en:

http://ficcionesirrelevantes.blogspot.com/

Actualízalo en tus links.

Besotes

Antonia Katz dijo...

Sigo insistiendo: Ecuardor/mitad del mundo

Un abrazo

Amanda dijo...

de vuelta, revisando mis blog preferidos te leo, escarbarbo entre tus últimos textos y me quedo en este... vacaciones de infancia, de adolescencia,maravillosos recuerdos.
Yo vengo llegando de una ruta que podríamos calificar como conocida de años, sin embagro esta vez la viví de un modo muy distinto, 20 días entre lagos, bosques y ríos matizados con muchos besos y abrazos, el sur, mi sur sigue estando demasiado presente en mi piel,
besos para ti

Alemama dijo...

También Constitución con su arena negra y su resaca. Además, inolvidable Pejerrey, subiendo a la precordillera de Linares, en el valle del río Achibueno; ¡y con mis primas y amigos en Villa Alegre de Loncomilla, en los fundos! guauuuuu
Saludos

Anónimo dijo...

mis mejores vacaciones son en papudo tengo 21 años i desde ke naci que vamos para alla, es un tradicion, es lo mejor.. el amor de mi vida lo conoci alla.